3 usos del dinero que separan a los ricos de los pobres

He aquí un pensamiento emocionante! ¿Por qué no trabajar a tiempo completo en tu trabajo y a tiempo parcial en tu dinero? Y qué sentimiento tendrás cuando honestamente puedas decir: “No estoy trabajando para pagar mis cuentas. Estoy trabajando para llegar a ser rico.” Cuando tienes un plan como este en mente, estarás tan motivado que te costará mucho ir a la cama en las noches.

A continuación les comparto una formula sencilla para crear riquezas y como el dinero de nuestros ingresos debe ser asignado.

La regla 70/30

Después de pagar tus impuestos correspondientes, aprende a vivir con el 70% de tus ingresos. Estos son los bienes, servicios y lujos que te mantienen a flote. Luego debes examinar cómo puedes invertir el 30% de tus ingresos restantes. Lo asignaremos de la siguiente manera:

1 – Caridad

De este 30% no gastado, un tercio debería ir a la caridad. La caridad es el acto de devolver a la comunidad y ayudar a aquellos que necesitan ayuda. Un aporte del 10% de tus ingresos restantes, es una buena cantidad de la que deberías sentirte orgulloso al aportar.

Al acto de dar debe ser aprendido temprano, cuando aún nuestros ingresos son pequeños. Es muy fácil tomar 5 dólares de 50. Pero es mucho mas difícil regalar $100,000 dólares de unos ingresos de un millón de dólares. Empieza esta actividad temprano y así podrás desarrollar el hábito antes de que comiences a producir grandes cantidades de dinero.

2 – Inversiones de capital

Con el siguiente 10% de sus ingresos vas a crear riqueza. Esto es el dinero que idealmente vas a utilizar para comprar, fabricar, vender o arreglar. La clave está en dedicarse al comercio, aunque solo sea de manera parcial.

De seguro te has de preguntar, ¿cómo puedo iniciar con la creación de riquezas? Hay un montón de maneras, así que deja correr tu imaginación. Dale un vistazo a las habilidades desarrolladas en tu trabajo, a las experiencias adquiridas en el tiempo o a tus aficiones y puede ser que conviertas una de estas en una empresa rentable.

También puedes aprender a comprar productos al por mayor y luego venderlos al por menor. O comprar una propiedad para mejorarla y venderla a un precio mayor del que lo compraste. En fin utilice este 10% para la compra de sus equipos, productos o capital que serán la base de su empresa.

3 – Ahorros

El último 10% restante debe ser destinado a los ahorros. Esta es una de las partes mas importantes dentro del plan de riquezas porque te permitirá estar preparado cuando llegue el inevitable retiro. Una sencilla diferencia entre los pobres y los ricos: la gente pobre gasta su dinero y ahorra que queda de este. La gente rica ahorra su dinero y gasta lo que queda de este.

ahorros
pixabay.com

Hace 20 años, dos personas ganaban 1,000 dólares mensuales cada uno y cada uno de ellos obtuvo el mismo aumento a lo largo de los años. Uno tenía la filosofía de gastar dinero y salvar lo que queda.

Hace veinte años, dos personas cada una ganó 1.000 dólares por mes y cada uno de ellos obtuvo el mismo aumenta a lo largo de los años. Uno tenía la filosofía de gastar dinero y ahorrar lo que queda, mientras el otro tenía la filosofía de ahorrar primero y gastar lo que queda. Hoy en día al transcurrir 20 años, una de estas personas es rica y la otra es pobre.

Por lo tanto, recuerda que dar, invertir y ahorrar, como cualquier modo de disciplina, tiene un efecto sutil. Al final del día, la semana, el mes, los resultados son casi imperceptibles. En un lapso de 5 años las diferencias son pronunciadas. Al final de 10 años estas diferencias son dramáticas.

Y todo comienza con la misma cantidad de dinero, pero una filosofía diferente.

Comparte este articulo con familiares, amigos y allegados. Contribuye a que otros se beneficien de esta información.